La violencia doméstica jamás se justifica.