Aplican 120 millones a programa para dar mantenimiento a escuelas.

11.06.2010 21:40

Con aportaciones económicas iguales, la dependencia estatal y los ayuntamientos repararán los edificios escolares a fin de garantizar un ambiente sano.


GUADALAJARA, JALISCO (26/MAY/2010).-
El secretario de Educación Jalisco (SEJ), Antonio Gloria Morales, hizo oficial la puesta en marcha del programa “Escuela Sana”, que a través del Comité Administrador del Programa Estatal de Construcción de Escuelas (CAPECE), tiene como propósito dar mantenimiento a varios planteles educativos de la Zona Metropolitana de Guadalajara. Este programa cuenta con un presupuesto inicial de 120 millones de pesos que, dijo Gloria Morales, podría duplicarse o “triplicarse si se puede”, con la participación de los gobiernos municipales en la urbe.

Este programa, explicó el secretario, tiene como finalidad mantener el ambiente sano en las escuelas: “Sanitarios sanos, sin goteras, sin agentes nocivos que puedan causar infecciones o enfermedades como el dengue en fin, que mantengamos la escuela sana en todos sus aspectos”.

En este marco, el presidente municipal de Tlajomulco de Zúñiga, Enrique Alfaro Ramírez, firmó un convenio de colaboración con la Secretaría de Educación para obtener recursos de “Escuela Sana”. El municipio invertirá seis millones de pesos, mientras que la SEJ a través del CAPECE aportará una cifra idéntica, en congruencia con los lineamientos del nuevo programa.

Sin embargo, en la Universidad Politécnica de Jalisco, lugar de la firma del convenio, el primer munícipe perredista anunció que su administración invertirá otros 10 millones de pesos para el reacondicionamiento de la institución. Se espera que con los recursos que invertirá el municipio, se mejore la infraestructura de 146 escuelas a las que acuden un total de 42 mil 283 alumnos.

Construirá 60 nuevas escuelas

En este marco, se anunció que en 2010 se construirán 60 nuevas escuelas en el Estado y se reacondicionarán otras 190, según detalló el director general del Comité Administrador del Programa Estatal de Construcción de Escuelas (CAPECE), Salvador Uribe Avín.

De esas 60 nuevas escuelas, 52 se levantarán en la Zona Metropolitana de Guadalajara y 16 de éstas estarán en Tlajomulco de Zúñiga. El presupuesto total para este propósito, precisó el funcionario, es de 950 millones de pesos de los cuales, 250 millones provienen de recursos federales y el resto, de recursos del Gobierno del Estado.

Algunas de estas escuelas, deberán estar terminadas en agosto próximo, para el inicio del ciclo escolar.

Intentan prevenir más hundimientos de escuelas

La Secretaria de Educación Jalisco (SEJ) y el Ayuntamiento de Tlajomulco firmaron un convenio de colaboración para que en adelante, la dependencia estatal dé el visto bueno a todos los terrenos que sean cedidos por los fraccionadores en el municipio, para que cumplan con todos los requisitos técnicos requeridos para construir una escuela.

Y es que, a decir del alcalde Enrique Alfaro Ramírez, sólo 20% de las escuelas del municipio fueron construidas sobre terrenos que reunían las condiciones técnicas para albergar la infraestructura educativa y ahora hay casos de hundimientos o cuarteaduras.

“El problema más grave que yo recuerdo es el de la escuela Villas de la Hacienda que hace algunos meses se hundió y para no variar, no hubo ni responsables por parte de CAPECE”.

Con el llamado “Convenio de Corresponsabilidad Compartida en Ordenamiento Territorial” se pretende que antes de que el Gobierno Municipal de Tlajomulco reciba algún terreno como área de cesión, o que éstos sean autorizados en el plan de urbanización, se pedirá a la SEJ que emita una opinión técnica para determinar si son adecuados para albergar la infraestructura educativa.

Durante el evento, el secretario de Educación, Antonio Gloria Morales, pidió a los demás alcaldes seguir el ejemplo de Tlajomulco e inviten a la SEJ a que emita su postura sobre los terrenos cedidos por desarrolladores inmobiliarios en los que se pretenda construir una escuela.

Lo que ha pasado, abundó Gloria Morales, es que los terrenos que ceden los fraccionadores “son lo que sobra del desarrollo inmobiliario y no sirven para construir escuelas y ponen en riesgo la seguridad de los niños”.